Foto: Silviano Valencia Márquez | Kiosco Informativo

La travesía de la jalea que es real

Eduardo Castellanos | @KioscoInfo | 10 de noviembre del 2017

“Me vengo caminando, salgo a las seis de la mañana de mi casa. Hay días que batallo para agarrar rait, ahora no, hoy saliendo la carretera se paró un hombre que venía solo y me pregunto: ¿vas para Tepa? sí, le dije. Vente vámonos te llevo”.

Así son casi todos los días de Silviano Valencia Márquez, comerciante de jalea real y miel de abeja que desde hace veinte años deambula por calles del centro de la ciudad de Tepatitlán en busca de clientes a los que ofrece un frasco de 20 mililitros de “remedio para el alma y recuperar energías”.

Todas las mañanas el comerciante sale de su casa, antes de que el sol emerja por el Cerro Gordo. Camina por el borde de la carretera San José de Gracia-Tepatitlán. Da unos pasos y se detiene a observar si algún alma caritativa hace alto para ofrecerle “un aventón”, algunas veces sucede, otras tantas tiene que caminar hasta cinco o seis kilómetros.

La travesía inicia en una ranchería denominada Ojo de Agua de Becerra, a unos minutos de la cabecera municipal de Tepa, siempre y cuando se viaje en automóvil. Silvano es casi un octogenario. Su salud es buena, asegura que caminar todos los días le da vitalidad.

“Tengo 78 años, ya son muchos ¡maaaadre! Me faltan dos pa ochenta, ya ando casi en 79. Me siento muy bien, yo pienso que es porque camino mucho, eso de caminar mucha a pata es muy bueno. Estando uno sentado ya cuando camina le extraña y le duelen las piernas, le duele el cuerpo, le duele todo. ¡Yo no! Yo camino, hay veces no agarro rait, me vengo caminando; a veces me aviento como cinco o seis kilómetros y no me canso, bueno poquito lo que es natural, pero decir que no puedo andar ¡no! Me siento muy bien”.

El comerciante de miel, al igual que cientos de personas en distintas partes del país, sufre por la deficiencia del transporte público. Prefiere caminar con la esperanza de encontrar a “la lechera” en su trayecto.

“A veces espero a un lechero. Los camiones pasan cada tres horas, ¡uhuhuhu! los camiones son la vida cansada, se cansa uno de esperarlos. Yo mejor le pido rait a la gente. Pasa un hombre que va a llevar leche allá en el Ojo de Agua (De Becerra) entrega leche, él llega como a las 8:00 de la mañana, se viene como a las 8:30; entonces lo espero en la carretera, después de andar un rato y yo le doy para las cocas y me da rait  a la glorieta de la Colonia del Carmel, de ahí ya me vengo caminando (al centro de Tepa)”.

Aunque nació en Tepatitlán y gran parte de su vida la pasó en la ciudad, Valencia Márquez lleva algunos años viviendo en la ranchería, en donde recolecta miel y jalea real, que ofrece en las calles aledañas al primer cuadro de la ciudad.

“Yo nací aquí en Tepa, en la calle General Juan Ibarra, aquí a unas cuadras en una casa marcada con el número 96, allí nacimos toda la familia en esa casa, y ya de ahí estamos todos el puro regadero; unos ya se fueron, otros aquí estamos todavía y así. Ya se han muerto cuatro hermanos, tres hombres y una mujer. Yo estoy ahí en el rancho y otros están en Estados Unidos”, añade.

Es común encontrarlo por las arterías de la ciudad. En voz baja aborda a los posibles clientes para ofrecerles el producto, como si estuviera ofertando alguna droga ilegal, aunque al conversar su voz se agrava, la sordera le impide interactuar en tono moderado.

A la jalea que ofrece en pequeñísimos frascos le atribuye propiedades que ayudan a tener fuerza durante el día. El envase de 20 mililitros cuesta treinta pesos y es para consumir todas las mañanas durante un mes. La dosis recomendada por Silviano una pizca untada en la punta de la lengua, utilizando un palillo de madera.

Tras dos décadas como capador de colmenas, el comerciante confiesa que es casi un arte la recolección del néctar que producen las abejas.

“Tengo 20 años vendiendo jalea real. La junta uno con trampas que son para juntar la jalea real. Para juntar el polen es muy fácil. Es una trampa del anchor de la caja de la colmena, se pone y tiene una telita con puros joyitos donde cabe la colmena sola y como el polen lo lleva en las patitas, al pasar se le cae y la trampa tiene una cajita abajo, ahí caen”.

“Para la jalea real le tiene que poner uno la trampita adentro en la mañana y en la tarde va y la junta, es muy trabajosa. Las colmenas a veces se enojan, pero no mucho, a mi casi no me atacan. A veces al sacar los bastidores las apachurra y se ponen corajudas”, asegura.

Aproximadamente 150 cajas con abejas son las que tiene Silvano, quien asegura que la miel que el ofrece a los transeúntes de Tepa, es de “buena calidad”.

“La miel que yo vendo es buena, se azucara, queda como manteca. Porque la miel de verdad se azucara, la que no se hace como azúcar no la compre, esa que está aguada no es miel es pura glucosa”, apunta.

Silvano cree que el fuego quita propiedades a la miel, sugiere a sus clientes consumirla sin calentar.

 “No la caliente para comérsela, porque sino, se le va la energía. Con una cuchara la saca y se la come. Hay gente que la calienta y no sirve, calentándola ya no, se le va de a tiro la energía, queda de a tiro sin fuerzas. Así se la come uno cuajada”.

Día tras día, de lunes a domingo, con los surcos de la edad en el rostro y un sombrero de palma, el comerciante viaja a la ciudad, con o sin posibilidades de venta. Lleva una estampa con la imagen del Señor de la Misericordia, al que se encomienda para que la jornada sea exitosa.

“Me regreso al rancho más o menos como a las cuatro de la tarde. Toda la mañana me la paso aquí en Tepa y unas cuantas horas de la tarde. Ahí salgo a la Colonia del Carmel a pedir rait otra vez, y a veces, cuando no agarro rait, me espero hasta que salga un camión. Así he estado diario en el tiempo que tengo trabajando las colmenas”.

Las ventas pueden ser buenas o no, sin embargo, este comerciante nunca pierde la esperanza. Mañana, otra vez el sol lo volverá a encontrar en el trayecto. Silviano con la misma vitalidad y energía del día anterior, igual que hace veinte años.

Check Also

Otra vez un mexicano entre los favoritos al Globo de Oro

Staff Kiosco Informativo | @KioscoInfo | 11 de diciembre del 2017 Por cuarto año consecutivo …