Foto: Gabriel Espinoza Iñiguez | Eduardo Castellanos

En Temaca no termina la fiesta; la gente sigue llegando

Eduardo Castellanos | @KioscoInfo | 29 de diciembre del 2017

“Los de Temaca guardaban el frío en cantaros, lo soltaban el 8 de enero cuando empezaba el castillo, decían los de Mexticacán que eran famosos por su alfarería”,  Alfonso Iñíguez Pérez, vecino de Temacapulín.

Existe una expresión alteña que dice “las fiestas de Temaca se acabaron por falta de gente”, para referirse a la culminación de algo por falta de público, simpatizantes, asistentes o adeptos, sin embargo, contrario a lo que algunas personas piensan, en el poblado perteneciente al municipio de Cañadas de Obregón, nunca se han dejado de celebrar las festividades religiosas.

Uno de los líderes del Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, Gabriel Espinoza Iñiguez, explicó para Kiosco Informativo, algunas hipótesis sobre el surgimiento de la famosa frase.

“El siete y ocho de enero que son los días de la fiesta patronal, dedicada a la Virgen de los Remedios, representan a julio y agosto, son los meses del verano o de lluvia, por lo tanto, se puede pensar que son de los días más fríos. Esos días no es que no haya fiesta, sino que la gente, por el frío, se recogía temprano en sus casas, aún la gente que venía de fuera”.

“Hoy ya no es como antes. Ahora quién tiene ese argumento de que la fiesta de Temaca se acaba por falta de gente, está hablando de un comportamiento social religioso de hace setenta años, cuando la gente se regresaba a sus ranchos a caballo. Cuando no había música de sonido, como ahora que traen las bocinas. Antes era música viva”, expresó.

El también luchador social, indicó que anterior al Concilio Vaticano Segundo, la Iglesia no celebraba misas por la noche, ni por la tarde; señaló que eran oficiadas por las mañanas. El rezo del rosario era nocturno.

“Con el Concilio Vaticano segundo en 1965 cambiaron muchos comportamientos religiosos y culturales, de ahí que esa frase que en Temaca se acaba la fiesta por falta de gente, se acuñó hace setenta u ochenta años, porque fue la realidad de ese tiempo, una realidad de un pueblo que tenía de 2 mil a 2 mil 500 habitantes, hace setenta años había más gente que hoy. Ahí se puede demostrar entonces que se acababa por falta de gente en la calle, en la fiesta, en el huateque; no porque no hubiera gente en el pueblo”, señaló

Espinoza Iñiguez aseguró que actualmente ese dicho en Temaca es sólo parte de la historia, afirmó que la dinámica ha cambiado, conforme a la modernización de los medios de transporte que han permitido que la visita al poblado durante sus festividades religiosas, sea concurrida y que la permanencia en el pueblo durante las noches, sea más extensa.

“Actualmente ese dicho ya no existe, en la realidad no, ahora la mayoría de la gente tiene coche. Hay baile por las noches, hay música, viene gente de Estados Unidos que hace setenta años venían también, pero con menos regularidad porque era más caro viajar, en ciertos aspectos, ahora te sale más barato viajar en el avión que en un autobús”.

El luchador social, agregó que a raíz de la problemática por la construcción del Proyecto “El Zapotillo” el poblado ha ido cobrando ganando adeptos en los últimos años. Actualmente casi una decena de obras están en construcción o remodelación en Temacapulín.

“Ahora con el problema de la presa todavía personas me preguntaban ayer: ¿Es mucha la gente que se ha ido del pueblo con el problema de la presa? yo me extraño y les digo: ¡no, al revés! Hay mucha gente que ha llegado, es otra dinámica”, concluyó Gabriel Espinoza.

Foto: Comerciante de chile Yahualica | Eduardo Castellanos
Foto: Comerciante de chile Yahualica | Eduardo Castellanos

Check Also

Corrupción: Corrosión que carcome | RE – EVOLUCIÓN

Francisco Jiménez Reynoso | @jimenezabogado | 22 de enero del 2018 Hablar de corrupción en México, es hablar de algo complejo …